Agrupación de la Santísima Virgen. Cofradía California

Top of Page
Menu

Lucernario

Devocionario
de la Santísima Virgen del Primer Dolor
 
 

LUCERNARIO

 

REGINA CAELI, LAETARE, ¡ ALELUIA ¡

AMBIENTACIÓN "MARÍA, VALOR EN NUESTRA VIDA"

Hermanas y hermanos en la fe: Bienvenidos a esta celebración. En la vida somos peregrinos de unos ideales que van llenando nuestro caminar hacia el Padre y que nos hacen vibrar al unísono. Todos quisiéramos seguir una vocación con valores. Hay valores que dirigen nuestra vida hacia un puro egoísmo; hay otros valores que son positivos, pero que dejan a Dios de lado. Recordando un famoso refrán: "Dime qué valores tienes y te diré cómo son tus obras", podremos concluir que en los valores que tenga una persona se apoya su modo de ser y existir.

Hoy vamos a reflexionar en común alrededor de una mujer que supo integrar en su vida todos los valores que transmitió Jesucristo. Mujer de nuestra raza, mujer sencilla, solícita, emprendedora, en comunión total con Dios. María es un valor muy nuestro, porque está muy cercana a nosotros. Tres cualidades marcan la existencia de María: es la "virgen oyente", siempre atenta a la Palabra de Dios; es la "virgen orante", que supo estar al lado de su Hijo durante los momentos dificiles en que todos le abandonaban, que acompañó a los necesitados, que estuvo junto a los discípulos de su Hijo orando con ellos. Y es la "virgen oferente", que supo entregar a Dios lo más precioso que podemos dar, que es nuestra vida y supo darnos a los demás lo más precioso que tiene una madre, que es su propio hijo.
Esta es la mujer junto a la que vamos a reflexionar en esta noche. Vamos a proclamar a los cuatro vientos que
ELLA ES UN VALOR EN NUESTRA VIDA.

Nuestra celebración va a ser muy sencilla: vamos a reflexionar acerca de doce consideraciones acerca de Nuestra Madre, una por cada estrella que rodea normalmente las coronas de las imágenes que nos la recuerdan y vamos a ir desgranando avemarías pidiendo a la vez que Ella que supo seguir a Jesús hasta su resurrección, nos tome de la mano y nos lleve hasta Él que es nuestro VALOR ABSOLUTO.

AVE MARIA PURÍSIMA

Canto de la Capilla musical

COMIENZA LA PROCESIÓN
Canto
Se van rezando 5 ó 10 avemarías (según distancia).
Los cantos se ejecutan mientras se va andando y se siguen con las avemarías.

1º PRIMERA ESTRELLA: "MARÍA , VIRGEN INMACULADA Y MADRE DEL SALVADOR"

Del profeta Isaías: "El Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Enmanuel".


Motivación

En el himno a la Madre de Dios más antiguo de la historia de la Iglesia encontramos unas preciosas alabanzas a la Virgen de las que entresacamos las que siguen:

Salve, azucena de intacta belleza;
Salve, corona de noble firmeza.
Salve, frutal exquisito que nutre a los fieles;
Salve, ramaje frondoso que a todos cobija.
Salve, llevaste en el seno quien guía al errante.
Salve, al mundo entregaste quien libra al esclavo.

Ante el parto admirable, alejados del mundo, hacia el cielo elevamos la mente.
El Altísimo vino a la tierra con la humilde semblanza de un pobre y enaltece hasta cumbres de gloria a quien canta: ¡Aleluya!

Salve, mansión que contiene el Inmenso.
Salve, dintel del augusto misterio.
Salve, tú sólo has unido dos cosas opuestas;
Salve, tú sola a la vez eres Virgen y Madre.
Salve, por ti fue borrada la culpa.
Salve, por ti Dios abrió el paraíso.
Salve, tú, llave del Reino de Cristo;
Salve,.esperanza de bienes eternos.
Salve, ¡Virgen y Esposa!

AVE MARIA PURÍSIMA

Canto
Avemarías

2º SEGUNDA ESTRELLA: " MARÍA, DIAPASÓN VIBRANTE DEL AMOR"

Del Evangelio de san Lucas: "Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se
alegra en Dios mi salvador".

Motivación

Al igual que un diapasón vibra con una misma nota, amplificando el pequeño golpe que se le da al instrumento, hemos de considerar a María como una caja de resonancia de su hijo Jesús. En Ella nos apoyamos para arrancar las vibrantes notas del amor. Sin María todo sería monótono y aburrido, pero con Ella, la vida recobra una nueva ilusión: María se nos presenta como un espíritu vibrante que resuena en agradecimiento a la bondad y magnificencia de Dios, que sabe alegrarse en el Señor. Responderemos a nuestra vocación de vibración si nos apoyamos plenamente en el ejemplo de María; entonces nacerán vibraciones de fe, de amor y de compromiso serio.
María, tú has expresado en el Magníficat tu reconocimiento a la Santísima Trinidad por todas las maravillas que el Padre, Hijo y Espíritu Santo han obrado en tu sencillez. Haz que mi oración brote de una conciencia muy grande de mi pobreza y de una experiencia todavía más grande de la Trinidad que habita en mí: del Padre que me ama, del Hijo que me da su vida y del Espíritu que me cubre con su sombra y hace fecunda mi existencia. Haz que sienta la alegría por esa Vida dentro de mi vida, que descubra las maravillas que Dios va haciendo en mi pobreza y que sepa expresar esta alegría a mis hermanos con una actitud recogida, de contemplación serena. Amén


AVE MARIA PURISIMA

Canto
Avemarías


3º TERCERA ESTRELLA: "MARÍA, LA LLENA DE GRACIA"

Del Evangelio de san Lucas: "Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad deGalilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo".


Motivación

Y ¿qué puede ser más sublime que el gozo de estar llena de gracia, oh Virgen Madre? ¿Qué cosa puede ser más excelente que esta gracia que sólo tú has obtenido? ¿Acaso se puede imaginar una gracia más agradable o más espléndida? Todas las demás no se pueden comparar a las maravillas que se realizan en ti; todas las demás son inferiores a tu gracia; todas, incluso las más excelsas, son secundarias y gozan de una claridad muy inferior.
¿Y quién es el que puede competir contigo, si el Señor está en ti? Dios proviene de ti; ¿quién no te cederá el paso, quién habrá que no te conceda con gozo la primacía y la precedencia? Por todo ello, contemplando tus excelsas prerrogativas, que destacan sobre las de ldemás criaturas, te aclamo con el máximo entusiasmo:

Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Pues tú eres la fuente de gozo no sólo para los hombres, sino también para los ángeles del cielo.
Verdaderamente bendita entre las mujeres pues has cambiado la maldición de Eva en bendición; porque por medio de ti ha brillado la bendición del Padre para todos los hombres; porque, a pesar de ser una mujer, criatura de Dios como todas las demás, has llegado a ser Madre de Dios.
Llénanos, Señora de la gracia, de la ilusión de ser portadores de Dios a los demás, que a semejanza de ti, podamos ser luz para los que nos rodean.

AVE MARÍA PURÍSIMA

Canto
Avemarías


4ºCUARTA ESTRELLA: “ MARÍA, MODELO EN LA ACEPTACIÓN DE LAS DIFICULTADES “


Del Evangelio de san Lucas: "Él les dijo: Y, ¿por qué me buscábais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre? Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón".

Motivación

Con Cristo y por Cristo, María vivió días de paz serena y de hondos sufrimientos otros. En todo momento quedó subrayada la serenidad con que María superó las situaciones de dolor. El profeta Siméon le había predicho
sus sufrimientos, pero nada había hablado del temple con que María los iba a superar.
María vivió largos tiempos de espera y de silencio en Nazaret para obtenernos la redención. Nosotros vivimos con la impaciencia de la salvación. No nos gusta el silencio y, a veces, hasta nos molesta, porque en él nos vamos descubriendo a nosotros mismos. Entonces preferimos aturdirnos con palabras, incluso con actividades que nos hagan olvidar cómo somos.
Nuestra misión apostólica debe ser un caminar sereno y silencioso. El Padre nos lanza a ser testigos suyos envolviéndonos constantemente con su claridad para que no caminemos en tinieblas. Este fue el caminar de Nuestra Señora. María, en Nazaret, siguió siendo la Madre y la Esposa con toda normalidad, sin dejar de pensar en el Siervo sufriente y en la espada que atravesará su corazón. Pero esto no causó en María una actitud de rechazo, sino una mayor disponibilidad. Ahora sabe que su sí en la Anunciación es un sí al silencio del camino y un sí a la ofrenda de la cruz.
Señora del silencio, concédenos que sepamos acompañar a tu Hijo en silencio durante nuestra vida, que vivamos los momentos de dolor como parte de la Redención y que , en esos mismos momentos, sintamos tu presencia que alivie un poco nuestros sufrimientos. Ayúdanos, Señora, porque somos débiles; acompáñanos, Señora, porque sin ti nos sentimos huérfanos.

AVE MARIA PURÍSIMA


Canto
Avemarías


5º Quinta Estrella: “ María, solícita en nuestras necesidades “

Del Evangelio de san Juan: "Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara vino, le dice a Jesús su madre: No tienen vino. Jesús le responde: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora: Dice su madre a los sirvientes: Haced lo que Él os diga".


Motivación

María está en una fiesta y no le escandaliza estar allí. Porque Ella está donde se sufre y donde se canta; donde se celebra un dolor y donde se celebra una alegría. Es muy significativo para nosotros esta presencia de María, pues es una llamada a participar en la alegría de los demás. Es necesario tener un corazón que sepa llorar con los que lloran y alegrarse con los que se alegran. Aveces, es más fácil solidarizarse en el dolor que en la alegría, porque acompañar en el dolor nos da una cierta superioridad, pues somos nosotros los que acompañamos y consolamos. En cambio, es dificil alegrarnos cuando le ha ido bien a alguien a nuestro lado.
María, como buena mujer, intuye el problema de la falta de vino y, con una confianza ilimitada en su Hijo le expone el problema. Nunca le ha visto realizar un milagro,

pero Ella sabe que lo puede hacer. Entonces lo remite todo al Señor, " haced lo que Él os diga", les dice a los criados y nos dice también a nosotros. Ella tiene la seguridad de que el Señor va a hacer algo.
Ella estará presente en todas las fiestas que celebramos en la Eucaristía, y en todas nos invita a hacer lo que Él nos diga. Tú, Señora, que estabas allí, en la
fiesta de Caná y con tu presencia la hiciste más fiesta todavía, haz que descubramos siempre tu presencia cuando el Señor nos llena de alegría y haz que sepamos llevar a nuestros hermanos tu presencia que transforma. Que nuestra presencia entre los demás sea como la tuya, solícita en descubrir las necesidades de los demás e insistente en proclamar que hagamos lo que Él nos pida.

AVE MARÍA PURÍSIMA

Canto
Avemarías

6º SEXTA ESTRELLA: "MARÍA, OBEDIENTE A LA PALABRA DE DIOS"

Del Evangelio de san Mateo: "Todavía estaba hablando, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con Él. Alguien le dijo: oye, tu madre y tus hermanos están afuera y quieren hablarte. Pero Él respondió a quien se lo decía: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: Estos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre".


Motivación

Jesús no niega el parentesco físico que le une a su Madre. Ella es su Madre y él, como hijo, siente por Ella ternura y admiración. Pero el Señor quiere dejar claro el secreto de la maternidad de Nuestra Señora: es Madre
comenzó a ser Madre cuando expresó su disponibilidad al dar su sí en la Anunciación. Entonces la Palabra de Dios se hizo carne. Si queremos parecernos cada vez más al corazón de la Virgen Madre, debemos asumir esa disponibilidad a la voluntad del Padre. No debemos dejarnos arrastrar por los acontecimientos externos, pues puede ocurrirnos lo que nos habla san Agustín: "Estabais Vos dentro de mí y yo fuera, y fuera os buscaba yo". Cuando lo complicamos todo llenando de ruido nuestro interior, entonces es muy dificil distinguir cuál es la voluntad de Dios. Si en nuestro interior no hay serenidad, no podremos descubrir la voz de Dios, su Palabra. Pidamos ahora a Nuestra Señora que nos haga almas silenciosas, tranquilas, que puedan encontrar con serenidad la Palabra de Dios.
Santa María del silencio, líbranos del nerviosismo interior, llena de paz nuestro corazón para que la Palabra de tu Hijo resuene en nuestro interior y nos vaya haciendo cada día más disponibles.

AVE MARÍA PRURÍSIMA


Canto

Avemarías


7º SÉPTIMA ESTRELLA:"MARÍA, CONSUELO DE LOS AFLIGIDOS"


Esta estrella se reza en la Iglesia de la Caridad

Acordaos, oh Piadosísima Virgen María,
que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a Vuestra protección,implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorhaya sido abandonado de Vos.Animado por esta confianza a Vos también acudo.

¡Oh, Madre! ¡Virgen de vírgenes¡y gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a aparecer ante vuestra presencia Soberana.¡Oh, Madre del Verbo! No desechéis mis súplicas. Antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente.
Amén


Motivación (de san Bernardo )

Podemos aplicar con toda propiedad a la Virgen Madre el nombre de Estrella del mar. Porque María es la estrella radiante cuya luz se difunde al mundo entero; su resplandor alumbra el cielo y penetra en los abismos, se propaga por toda la tierra: María es la estrella más brillante y más hermosa. Ahí está el mar ancho y dilatado sobre el que se levanta infaliblemente, esplendorosa con sus ejemplos y titilante con sus méritos.

Tú, quienquiera que seas y te sientas arrastrado por la corriente de este mundo, náufrago de la galerna y la tormenta, sin estribo en tierra firme, no apartes tu vista del resplandor de esta estrella si no quieres sumergirte bajo las aguas. Si se levantan los vientos de las tentaciones, si te ves arrastrado contra las rocas del abatimiento, mira a la estrella, invoca a María. Si eres batido por las olas de la soberbia, de la ambición, de la difamación o la envidia, mira a la estrella, invoca a María. Si la ira o la avaricia o la seducción carnal sacuden con furia la navecilla de tu espíritu, vuelve tus ojos a María. Si angustiado por la enormidad de tus pecados o aturdido por la deformación de tu conciencia, comienza a tragarte el abismo de la
tristeza o el infierno de la desesperación, piensa en María. Si te asalta el peligro, la angustia o la duda, recurre a María, invoca a María. Que nunca se cierre tu boca al nombre de María, que no se ausente de tu corazón; así podrás contar con la ayuda de su intercesión.
Si la sigues, no te desviarás; si recurres a Ella, no desesperarás. Si la recuerdas, no caerás en el error. Si Ella te sostiene, no te vendrás abajo. Nada temerás si te protege; si te dejas llevar por Ella, no te fatigarás; con su ayuda llegarás a puerto.


AVE MARÍA PURÍSIMA


Canto: In Memoriam

Salve
Avemarías

8º OCTAVA ESTRELLA: "MARÍA, MADRE DOLOROSA"

Del Evangelio de san Lucas: "Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel y para ser señal de contradicción; y a ti misma una espada te atravesará el alma!".


Motivación

En verdad, Madre santa, una espada traspasó tu alma. En efecto después que aquel Jesús, -que es de todos, pero que es tuyo de un modo especialísimo- hubo expirado, la cruel espada que abrió su costado, sin perdonarlo aun después de muerto, cuando ya no podía hacerle mal alguno, no llegó a tocar su alma, pero sí atravesó la tuya. Porque el alma de Jesús y no estaba allí, en cambio la tuya no podía ser arrancada de aquel lugar. Por tanto la punzada del dolor atravesó tu alma, y, por esto, te llamamos más que mártir, ya que tus sentimientos de compasión superaron las sensaciones del dolor corporal.
El anuncio de Simeón es el anuncio del misterio pascual. Desde el momento de la profecía del anciano profeta, María vive en la espera de la contradicción y la espada: el Hijo del Hombre debe ser reprobado por los ancianos y sacerdotes, ser muerto y resucitado al tercer día. La fe de Nuestra Señora pasa por todas estas tinieblas y así crece de claridad en claridad. Pidámosle a Ella que comprendamos mejor las situaciones oscuras o dolorosas por las que pase nuestra fe y haga nacer la luz en nuestro interior.

AVE MARIA PURÍSIMA

Canto
Avemarías


9º NOVENA ESTRELLA: "MARÍA, MADRE MÍA Y DE MIS HERMANOS"

Del Evangelio de san Juan: "Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María la de Cleofás y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dice al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa".


Motivación

¿Acaso no fueron peores que una espada aquellas palabras que atravesaron verdaderamente tu alma y penetraron hasta la separación del alma y del espíritu: Mujer, ahí tienes a tu hijo? ¡Vaya cambio! Se te entrega a Juan en sustitución de Jesús, al siervo en sustitución del Señor, al discípulo en sustitución del Maestro, a un simple hombre en sustitución del Dios verdadero. ¿Cómo no habían de atravesar tu alma, tan sensible, estas palabras, cuando aun nuestro pecho, duro como la piedra o el hierro se parte con sólo recordarlas.


María cumple el plan del Padre y obedece viviendo silenciosamente en casa del discípulo amado. Este es el camino silencioso que nosotros hemos de recorrer junto a Nuestra Señora: hemos de participar en la cruz de nuestros hermanos, alegrarnos con los que se alegran y llorar con los que lloran. El Señor nos ha hecho partícipes de su propio misterio pascual. La cruz en nuestra vida es absolutamente indispensable, es un signo de que somos verdaderamente discípulos de Nuestro Señor. María estaba al pie de la cruz con una serenidad que no era la suya, sino que era fruto de la sangre del Redentor. Haz, Señora, que descubramos tu presencia en nuestra cruz; y también la presencia del Padre, que aprendamos a estar donde nos pide el Señor.


AVE MARIA PURISIMA


Canto

Avemarías

10º DÉCIMA ESTRELLA:"MARÍA, DISPONIBLE A LA VOLUNTAD DE DIOS"

Del Evangelio de san Lucas: "Dijo María al ángel: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. y el ángel dejándola se fue.

Motivación

Es la respuesta total de Nuestra Señora, la expresión de su sí. No es que María comience ahora a decir sí En este momento, María dice sí a la salvación, a la maternidad del Salvador, pero María siempre ha dicho sí: No hubiera podido decir sí, si no hubiera vivido en una total disponibilidad, en un sí constante. Es un sí hecho de obediencia y de disponibilidad, de fe, de confianza y de contemplación. Para poder decir sí al Señor hemos de tener claras tres certezas: que Dios nos ama, que Dios nos lo pide y que para Él no hay nada imposible. Entonces decimos que sí sin discutir. Él nos ama, con amor pronuncia nuestro nombre. Él nos lo pide, y para Él no hay nada imposible. De ahí surge un sí hecho de fe, de confianza y de contemplación; un sí como el de Nuestra Señora que es plenitud de su contemplación. Pidámosle a Nuestra Madre que nos deje entrar en su corazón para que, desde allí, podamos decir que sí cada día.

AVE MARIA PURÍSIMA
Canto
Avemarías


11º UNDÉCIMA ESTRELLA: "MARÍA, VIRGEN DE PASCUA"

Del Apocalipsis: "Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza...

Y apareció otra señal en el cielo: un gran dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos... El dragón se detuvo delante de la mujer que iba a dar a luz para devorar a su hijo en cuanto naciera. La Mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro. Y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono".

Motivación

Nuestra vida es lucha contínua y exige victoria. Cristo y María vencen o son vencidos en nosotros mismos. El triunfo de María sólo lo podemos contemplar unido al triunfo de Cristo. Cristo ha resucitado de entre los muertos como primicia de los que mueren. El triunfó de María comenzó lógicamente con su concepción, el nuestro ha comenzado con nuestro bautismo.
En María triunfa toda la humanidad. Pero la humanidad, mi humanidad triunfará tanto en cuanto sepa unirse a la victoria de María. María ya ha vencido, nosotros caminamos lentamente con la esperanza del triunfo.

En el triunfo de María se resume el triunfo de toda la Iglesia universal. El triunfo de Cristo es el preanuncio del triunfo de todos. Y en primer lugar María es la que participa de la victoria del Señor. Luego venimos nosotros, los que vivimos en esperanza. La Iglesia vive una antinomia: triunfante con Cristo y sometida a las realidades del mundo.
¿Cómo podemos pensar que Cristo va a considerar terminada su redención sin estar a su lado María y con Ella todos nosotros? La razón suprema de la vocación de María es la de llevarnos a Dios. Nuestra pascua definitiva sólo tendrá su culminación cuando, junto con María, recibamos el premio imperecedero de la Gloria.

Virgen de la Pascua, llevanos de la mano hasta tu Hijo Jesús y haznos partícipes de su gloria eterna.


AVE MARÍA PURÍSIMA

Canto
Avemarías

12º DUODÉCIMA ESTRELLA: "MARÍA, IMAGEN Y PRINCIPIO DE LA IGLESIA. LA VIRGEN DEL CENÁCULO"

De los Hechos de los Apóstoles: "Todos ellos se dedicaban a la oración en común, junto con algunas mujeres, además de María, la Madre de Jesús y sus parientes"

Motivación

Hemos meditado sobre el misterio pascual en la vida de Nuestra Señora, misterio que alcanza su plenitud en Pentecostés. Ahora vamos a fijarnos en la Iglesia primitiva que ora y espera al Espíritu en comunión con María, en la Iglesia sufriente, perseguida y crucificada, cimentada sobre Pedro, constituida por testigos y misioneros que anuncian la Buena Nueva de Jesús y en la que también nosotros somos testigos y apóstoles participando de su misión profética, siempre bajo el amparo de María. Es imagen de la Iglesia porque también es Madre, y es principio porque la Iglesia la toma como modelo. Sobre la Iglesia desciende el Espíritu como sobre María en la Anunciación; el Espíritu bajó sobre María y nació Cristo. La Iglesia, como madre, pide constantemente que descienda este mismo Espíritu para formar a los nuevos cristos que somos todos los bautizados.
María es imagen de la Iglesia porque coronada en los cielos es signo luminoso de lo que será la Iglesia definitiva. Por eso María es signo de esperanza cierta y de consuelo para el pueblo de Dios que peregrina. Mientras vamos de camino contemplemos en María a la Iglesia.
Señora del Cenáculo, Madre de la Iglesia, tú que presidiste en el amor la oración de los apóstoles y la espera del Espíritu Santo, enséñanos a vivir y a gustar el misterio de la Iglesia.

Canto
Avemaría

En la iglesia de Santa María de Gracia

ORACIÓN FINAL

Virgen Santísima, bondadosa Madre nuestra, hemos recorrido junto a Ti, las estrellas que conforman tu coronan y que te hacen la más hermosa de la criaturas y toda razón te llamamos Madre, porque tu Hijo Jesús, Dios y Señor nuestro nos encomendó bajo tu protección y amparo. Por eso, te suplicamos en esta noche que no olvides a tus hijos, a los que esperamos de tu misericordia que algún día nos muestres a Cristo, el Señor. Dános la gracia de vernos libres de las tentaciones del maligno, que nuestro corazón rebose de paz y de serenidad, que nuestro espíritu se afirme en las inspiraciones del Espíritu Santo, que nuestra vida testimonie el mensaje de Jesús. Te pedimos que intercedas por todos nosotros ante tu Hijo.

AMÉN

CANTO DE LA SALVE

Twitter Facebook Youtube
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES